Un espacio pequeño no debe convertirse en un dolor de cabeza cuando se trata de la decoración, pues existe un verdadero abanico de posibilidades para lograr que cualquier lugar luzca más grande. En este caso, lo importante es conocer ciertos trucos del arte de la decoración, referentes al color, la ubicación de los objetos y accesorios claves que no deben faltar.

La sensación de amplitud de un espacio no solo está dada por su área, sino también por los colores de sus paredes. Cuando se trata de ganar espacio, no se debe pensar en la lista de colores que más nos agrada, simplemente debemos guiarnos por una de las máximas de la decoración, la cual nos habla del uso del color

En cuanto a los objetos, es importante el uso de espejos para ganar ópticamente unos metros de más, así que asegúrate de ubicarlos en la pared del sofá, el comedor o en una pared desnuda. Asimismo, coloca los muebles hacia el exterior, para brindar una sensación de que el espacio continúa a través de las ventanas e inclínate por una decoración minimalista, con muebles que cumplan una doble función.

1-(2)