Tras una revolución exitosa, Zhu Yuanzhang y todo su linaje, durante casi tres siglos, lideró el imperio Chino bajo la dinastía Ming. Uno de los periodos en que la nación experimentó gran estabilidad y un esplendor cultural y económico sin precedentes. El comercio se reactivó y la industria del transporte marítimo se impulsó, apareciendo grandes cantidades de madera en el mercado; esto trajo consigo tanto para la dinastía Ming como para la sucesora, Qing, el florecimiento de la edad de oro del mobiliario clásico Chino.

El desarrollo de muebles en el periodo Ming mostró gran predilección por maderas importadas no muy comunes, de alta calidad, durabilidad y de hermosas texturas, que transmitían un estilo natural y elegante.  Se implementaron varios estilos  ornamentales para embellecer parcialmente algunas secciones de los muebles, conservando limpia las superficies y líneas continuas, sin una drástica yuxtaposición de formas.

Hoy en día, el periodo de la dinastía Ming es considerado como la era de oro de la producción de muebles en China, forjando por todo el mundo un valioso sello sobre esta milenaria cultura. Según expertos, este mobiliario ha superado la prueba del tiempo, pues poco más de 400 años después siguen influenciando los estilos mobiliarios de la actualidad y por supuesto, demostrando que la belleza y la funcionalidad pueden estar al mismo nivel.